Sociedad Española de Malacología

Valid HTML 4.01 Transitional

¡CSS Válido!

UN POCO DE HISTORIA

VEINTIDÓS AÑOS NO ES NADA

NOTICIARIO SEM 32 PP 25-27, Diciembre 1999

Ángel Luque, José Templado, Arturo Valledor y Enrique Vidal

Los primeros pasos para fundar en nuestro país una Sociedad de Malacología fueron cuando menos curiosos, por no decir surrealistas y, dada nuestra edad, no hemos podido reprimir los deseos de relatarlos, empleando un más prosístico estilo impersonal. Sirva también este relato como recuerdo de todos los que contribuyeron a la fundación de la S. E. M. y, especialmente, de aquellos que ya no están entre nosotros. Era la primavera de 1976, una mañana de domingo. Por el Rastro madrileño deambulaba el bachiller Enrique Vidal, a la sazón el miembro más joven de la Sociedad Malacológica de su país natal, Uruguay. Con gran sorpresa por su parte, encontró un puesto de venta de conchas (en su acepción castellana), cuyo propietario se llamaba Nelsi Tajam y era asimismo uruguayo. Fue éste quien puso en contacto a Enrique con un estudiante de Biología interesado en moluscos, Ángel Luque. Una de las primeras iniciativas de Enrique fue proponer a Ángel la creación de una sociedad de malacólogos, a semejanza de la existente en Uruguay. Unas semanas más tarde, ambos conocieron en el puesto de Tajam al entomólogo del C. S. I. C. Joaquín Templado, en busca de cipreas para la colección de su hijo José, también estudiante de Biología. La propuesta de crear una sociedad española de malacólogos fue transmitida por ambos a Joaquín Templado, que les remitió a Julio Álvarez, otro investigador del C. S. I. C. especialista en caracoles terrestres y lombrices. Éste se interesó por el proyecto, consiguiendo el apoyo del entonces Director del Museo Nacional de Ciencias Naturales, Eugenio Ortiz. Por sugerencia de este último y de Joaquín Templado y Julio Álvarez, se consideró más conveniente solicitar la creación de un Grupo de Trabajo de Malacología en la Real Sociedad Española de Historia Natural (R. S. E. H. N.). Tras enviar noticias de esta iniciativa a todos los malacólogos aficionados o profesionales conocidos por los promotores, y obtener una respuesta positiva de la mayoría, se iniciaron las gestiones pertinentes. Meses después, en la sesión del 2 de Febrero de 1977, un grupo de malacólogos de toda España, en el que figuraban Ramón Llabrés, Ferrán Casas, José Daniel Acuña, Antonio Arnó, Juana Cano, Matilde Espinosa, Antonio Figueras Montfort, Antonio Maldonado, Ángel Luque, Juan Messa, Rafael Muñiz, Fernando Robles, Emilio Rolán, Enrique Vidal y Alberto Sierra, ingresaban como nuevos socios en la Real Sociedad, presentados por Julio Álvarez y Dimas Fernández-Galiano. En la misma sesión, se leyó la solicitud presentada por Julio Álvarez, Ángel Luque y Enrique Vidal para la creación de un Grupo de Malacología dentro de la Real Sociedad, tras la cual hubo un prolongado intercambio de opiniones: “Tras la lectura se produjo un intercambio de puntos de vista sobre la conveniencia o no de la creación del Grupo. D. Fernando Galán no era partidario de esta creación, argumentando el posible riesgo de atomización de la Sociedad. Los firmantes de la solicitud y otros consocios defendieron la creación de estos grupos, donde los temas que pueden plantearse son de gran especialización, y de los cuales pueden derivarse prestigio y más eficaz colaboración en las sesiones de la Sociedad”. Boletín de la Real Sociedad de Historia Natural, Actas, Tomo 75, año 1977, publicado el 20 de Diciembre de 1978, p. 12-13. En la sesión del 4 de Mayo de 1977, ingresaron como nuevos socios de la R. S. E. H. N. Manuel Ballesteros, César Cifuentes, José Reverte, Franco Gubbioli y Antonio Piñeiro. En la sesión del 2 de Noviembre de 1977, se leyó un escrito firmado por Julio Álvarez, Ángel Luque y Enrique Vidal, en nombre propio y en representación de otros 16 socios, solicitando de nuevo la creación de un Grupo de Trabajo de Malacología: “A continuación, el señor Secretario dijo que el citado grupo de Malacología se había reunido ya una vez, según constaba en una convocatoria que había recibido, y que leyó. Tomó la palabra el profesor Galán para señalar que en ninguna sesión se ha aprobado la constitución de los referidos grupos de trabajo de Antropología Biológica y de Malacología, por lo que deben considerarse no creados, solicitando que se comunique a los respectivos interesados que deben regularizar la situación de tales grupos de trabajo antes de emprender cualquier tipo de actividades. Se acuerda conste así y sea modificado convenientemente”. Boletín de la Real Sociedad de Historia Natural, Actas, Tomo 75, año 1977, publicado el 20 de Diciembre de 1978, p. 18. En la sesión del 7 de Diciembre de 1977, antes de la aprobación del acta de la sesión anterior, se discutió de nuevo y, finalmente, se aprobó la creación del Grupo de Trabajo de Malacología, a pesar de la oposición enconada de algún catedrático miembro de la Real Sociedad: “... tomó la palabra el Sr. Galán para puntualizar si se había o no procedido a formalizar la creación en la sesión anterior del grupo de Malacología, a cuya creación el Sr. Galán se opuso, por considerarlo como un peligro de atomización de la Real Sociedad. Dicho punto de vista fue ampliamente discutido por varios socios presentes en la reunión, de entre los cuales tomaron la palabra el Sr. J. Álvarez, el Sr. Fernández-Galiano, el Sr. Díaz Cosín y el Sr. Alvarado. Tal como establecen los Estatutos, y dada la falta de unanimidad acerca de la formalización de dicho grupo de Malacología, se procedió a realizar una votación, que dio como resultado 17 votos a favor de la constitución del grupo, y un voto en contra, por lo que la creación de dicho grupo quedó aprobada”. Boletín de la Real Sociedad de Historia Natural, Actas, Tomo 75, año 1977, publicado el 20 de Diciembre de 1978, p. 19. En esa misma y accidentada sesión fueron presentados y admitidos como nuevos socios de la R. S. E. H. N. y del Grupo de Trabajo de Malacología, Juan Ruiz, Arturo Valledor, Enrique Kucera, Diego Moreno, Miguel de Renzi, María Teresa Berges, Inmaculada Andrés, Josefa Marquina, Jaime de Porta, Jordi Martinell y José Templado. La constante relación entre los miembros del Grupo residentes en Madrid (Julio Álvarez, Ángel Luque, José Templado, Arturo Valledor y Enrique Vidal), permitió el inicio de una amistad que aún perdura. Veintidós años después de la fundación del Grupo de Trabajo de Malacología de la Real Sociedad de Historia Natural, los consocios madrileños de aquel pequeño grupo de malacólogos de toda España que fue el germen de la Sociedad Española de Malacología volvieron a reunirse en el Museo Nacional de Ciencias Naturales para recordar viejos tiempos. En la foto, de izquierda a derecha, José Templado, Arturo Valledor, Julio Álvarez, Ángel Luque y Enrique Vidal. En próximas notas se dará a conocer la historia posterior del Grupo de Trabajo de Malacología y del nacimiento de la Sociedad Española de Malacología, que el próximo 4 de Agosto de 2.000 cumplirá veinte años.

VOLVER